Skip navigation

Prêt-à-porter y alta costura son expresiones de uso corriente en el mundo de la moda. Los que están familiarizados con ellas saben perfectamente de qué va cada una y distinguen sin problemas un tipo de colección de otra. Pero, para los que recién se acercan al universo de las telas y los diseñadores aquí va una información que sí o sí hay que saber:

La alta costura refiere a un modo de creación a medida en el que las prendas se cosen a mano al más alto nivel, utilizando las telas de mayor calidad, cuidando al máximo el proceso de confección y prestando atención a cada mínimo detalle. Los trajes de alta costura constituyen un trabajo artesanal que puede llevar más de 500 horas ya que se arman y cosen sobre el cuerpo de quien lo va a vestir. En la alta costuras no existen los clásicos talles S, M, L, sino que cada prenda se elabora en base a las medidas únicas de cada persona. Es por esto que la alta costura es un lujo no apto para todos los bolsillos. Si un bolso de pitón cuesta 3.570 euros imagínese lo que puede llegar a salir un traje de haute couture… Pero es precisamente ese el propósito de los diseñadores de alta costura: que un grupo selecto, muy selecto, sea el único capaz de usar alguna de sus prendas. La haute couture es cosa de élites, símbolo de distinción y prestigio.

Y es que si miramos un poco para atrás en la historia, veremos que la alta costura no surgió en las calles sino en las cortes francesas a mediados del siglo XIX, haciendo de ésta una moda típicamente burguesa y típicamente francesa. Así, París se convirtió en el centro mundial de la alta costura gracias al apoyo que recibió del Estado francés y aún hasta nuestro días la capital francesa es quien monopoliza la confección de prendas de haute couture. Basta ver la lista de diseñadores de alta costura que se presentaron en las pasadas semanas de la moda del 2009 para dar cuenta de ello: 1 libanés (Elie Saab), 1 español (Josep Font), 2 italianos (Armani y Valentino) y 7 franceses (Dior, Chanel, Jean Paul Gaultier, Alexis Mabille, Anne Valeri Hash, Givenchy y Christian Lacroix).

Alta costura de ayer y de hoy…

worth-1 worth-2 vionnet1 patou poiret poiret-2 dior-couture-22 armani-couture-13 lacroixGivenchy givenchy chanel-1

Pero, luego de un siglo de esplendor la alta costura comenzó a atravesar una crisis de la que no logró recuperarse jamás. La aparición de una clase media capaz de consumir prendas de moda, los avances tecnológicos y los cambios en la forma de vida a mediados del siglo XX propiciaron el surgimiento de un nuevo modelo de confección: el prêt-à-porter. Prêt-à-porter es una expresión francesa que en español significa “listo para llevar” y refiere a un sistema de fabricación en serie. Ya no se trata de la creación única de la alta costura sino de prendas confeccionadas en cantidades, que se venden en tiendas a precios accesibles para todo público pero que igual mantienen un valor estético.De esta manera, el prêt-à-porter influyó en la democratización de la moda haciendo posible que todos pudieran vestir una prenda de diseñador.

La moda dejó de ser un fenómeno exclusivo de las élites para convertirse en un fenómeno universal. Asimismo, los estilos de vestir se universalizaron, estuviésemos en Francia, Estados Unidos o Italia por las calles se podía ver gente vistiendo lo mismo: la moda se había masificado. Nuevos diseñadores surgieron entonces en escena, pero también los antiguos modistos de alta costura se embarcaron en la ola del prêt-à-porter. Dado que la alta costura ya no era el mejor negocio, los grandes diseñadores de haute couture se vieron obligados a incursionar en el prêt-à-porter como único recurso para evitar la ruina de sus firmas. Así, la confección en serie se convirtió en el sustento de las casas de diseño que, además de confeccionar prendas, diversificaron su producción a una gama muy variada de accesorios, productos de belleza y perfumes.

Así, los famosos diseñadores mantuvieron sus casas de alta costura pero abrieron a la par tiendas donde vendían sus colecciones prêt-à-porter. Junto con estas casas de ropa, los grandes almacenes y las boutiques se convirtieron en los lugares donde toda mujer podía conseguir ropa de moda, y también todo hombre porque despacito los diseñadores comenzaron a interesarse en el sexo masculino. Poco a poco comenzaron a emerger locales que copiaban las colecciones que se veían en las pasarelas y las vendían a precios muy económicos. Hoy en día tiendas como Zara, Stradivarius o H&M son la máxima expresión de ello.

Prêt-à-porter…

2 3 4 5 6 7 8 9 10

Igualmente, esto no significó la muerte de la alta costura. Esta se mantuvo y aún se mantiene como el único ámbito que tienen las grandes firmas para innovar en sus creaciones, presentado cada vez prendas más originales y de una confección cada vez más exquisita. Además, al igual que en sus comienzos la alta costura sigue reservada para un público selecto, manteniendo su carácter elitista. Hoy, además de las pasarelas, las entregas de premios como los Oscar son de los pocos escenarios donde se pueden apreciar estas creaciones.

Y es que, si bien la haute couture representa el refinamiento y la exquisitez y perfección de la confección -realmente las prendas de alta costura son obras de arte- hay pocas oportunidades en las que uno podría vestir ese tipo de prendas. Tal vez por ello su popularidad haya disminuido tanto. En un mundo donde reina la cultura joven y se promociona incluso el desaliño, no hay lugar donde usar trajes tan sofisticados. Esto convierte a  la alta costura únicamente en un ámbito de creación artística donde los diseñadores pueden dejar volar su imaginación, sabiendo que posiblemente alguno sus diseños no vean la luz más que en las pasarelas o en alguna exposición.

Más allá de eso,  la alta costura es el segmento de la moda que crea las prendas más hermosas, esos trajes “soñados” con los que una de seguro se sentiría como una princesa si tuviese oportunidad de usarlos. Y es que son prendas que encajan en cada cuerpo a la perfección, como guantes, que realmente consiguen moldear la figura resaltando los mejores atributos de cada cuerpo femenino. Además, se trata de creaciones de un detalle y calidad de terminación incomparables fruto de horas y horas de trabajo a mano. Para la alta costura nada es imposible, como un artista el diseñador trabaja la tela para crear obras de arte y lo que consigue son creaciones inigualables.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: